Saltar al contenido

¿En qué consiste el Neuromarketing?

El neuromarketing se basa en la aplicación de técnicas de neurociencia en el ámbito del marketing. 

Mediante técnicas y métodos neurocientíficos obtendremos información emocional, cognitiva y conductual que nos permita comprender el comportamiento no consciente de los consumidores. 

Muchas de las decisiones que tomamos al adquirir un producto son inconscientes, y cuando nos preguntan no siempre tenemos una respuesta, ya que nuestros actos no son puramente racionales.

Es interesante en este punto conocer qué motiva al consumidor, a qué muestra mayor interés, y qué le lleva a decidirse. 

El 95% de nuestras decisiones de compra proviene del inconsciente 

¿Sabes qué es la lógica de la compra

Son los pensamientos, sentimientos y deseos que mueven las decisiones de compra. 

Cuanto mayor es el enfoque emocional de la táctica de venta, mayor es el impacto de la acción sobre el consumidor.

Los clientes han de poder recordar de manera inconsciente la publicidad, eel producto ya que lo han relacionado con algo emocional.

“Thinking Fast and Slow” – “Pensar rápido, pensar despacio” de Daniel Kahneman, en el cual describe el proceso de decisión de compra, es el resultado de dos sistemas cognitivos relativamente independientes: 

  • Sistema lento (slow) más consciente, deliberado y racional.
  • Sistema rápido (fast), menos accesible para la consciencia humana, pero más intuitivo, automático y dependiente de la memoria asociativa y emocional. 

Las respuestas emocionales son, por tanto, reacciones automáticas, cerebrales y corporales a los eventos. 

Son técnicas usadas para comprender la influencia del marketing y ver de que forma los consumidores responden a ellas. 

La publicidad y el marketing siempre tratarán de persuadidnos para que adquiramos los productos que nos ofrecen. Para ello, usarán, el copy writing o escritura persuasiva, colores que transmitan emociones, imágenes que nos produzcan sentimientos… Una mezcla de todas estás técnicas, todas ellas asociadas con nuestra capacidad de decisión. 

La intención es sin duda alguna, provocarnos emociones, lograr que asociemos las emociones con el producto o servicio que ofrecen y de forma “inconsciente” lo compremos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *